elradar

OCIO | La guía para vivir la ciudad
Código del impreso: 75604
Jorge Matute Remus, a cien años de su natalicio

Conocerlo es indispensable por una simple razón: sus obras y la manera en que se realizaron ayuda no sólo a entender, sino también a valorar mejor esta gran urbe que recreamos día con día, llamada Guadalajara  

 

¿Quién estuvo detrás de este hombre? ¿Qué le motivó a trabajar por su ciudad? ¿Cómo fue que logró convertirse en un prolífico jalisciense? En palabras de su hijo, Pedro Matute, don Jorge “fue un hombre muy inteligente, integro, honesto, sencillo y con mucha visión. Amó muy profundamente a su ciudad, a la que hizo grandes planes de desarrollo desinteresadamente. Sus dotes como ingeniero (manifestados a muy temprana edad —a los 17 años hizo la casa de sus padres y a los 22 el puente sobre el río Coy en la Huasteca Potosina—) si bien no surgieron de su padre —quien fue contador público—, venían directamente de sus abuelos, Juan Bautista y Juan Ignacio: ingenieros estudiados en Londres, Inglaterra, cuyos conocimientos sirvieron para realizar obras en su estado, como el desvío del curso del río de Ameca a finales del siglo XIX o el trazo de los límites entre Jalisco y Colima. De ahí venía su pasión”.

Por otro lado, “diría que el éxito de algunos de sus proyectos se debió precisamente a esa capacidad y visión, sabía cómo hacer las cosas, buscaba problemas para procurar soluciones, y desde luego, mi madre fue clave en su vida, porque siempre lo apoyó en todos sus proyectos. En un principio, desde el hogar con la crianza de los hijos. Después, en todas las actividades que mi padre realizó como rector de la Universidad o presidente municipal, cuando ella ocupó cargos especiales, por lo general de asistencia social”. Y si hubo algo que realmente le frustrara, “fueron las barreras que le pusieron para llevar a cabo varios de sus proyectos, por ejemplo, el de sistemas de vialidad, que de haberse llevado a cabo para estos momentos la ciudad ya tendría un metro en forma”.

“Contrario a lo que se cree, no siempre tuvo las puertas abiertas. Del Siapa, un organismo que se debe a él, terminaron por correrlo y todo porque no se prestó a movimientos deshonestos de los gobernantes en turno, y qué decir de su propuesta de la red ortogonal, tampoco se llevó a cabo por el boicot que hizo el gremio camionero junto con Armando Heliodoro Hernández Loza, ahora hombre ilustre de Guadalajara. Lejos de todo ello, resaltaría que para él la obra más importante fue cómo construyó su vida y cómo procuró hacerle el bien al estado y a los jaliscienses en la medida de sus posibilidades”.

Respecto a las gestiones que la Universidad de Guadalajara emprendió este año para honrarle con el traslado de sus restos a la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, “para mí es una gran felicidad que la institución a la que tanto sirvió haya tomado esta iniciativa, porque sí creo que se lo merezca. Del puente que lleva su nombre sólo puedo decir que es un buen homenaje, pero recuerdo que le pusieron así después de la polémica desatada durante los Panamericanos, considero más apropiado en todo caso, que una de las calles principales llevara su nombre porque es ahí donde está su huella”, y donde realmente comenzó el desarrollo de Guadalajara.

Replantear el presente con base en el pasado

Maestra Carmen Guadalupe Ruíz Velasco Franco, jefa del Departamento de Proyectos Urbanísticos del Centro Universitario de Arte Arquitectura y Diseño

“Ya lo dice el dicho, quien no conoce su pasado está predestinado al fracaso, y creo que más ahorita, en momentos políticos. Jorge Matute estuvo al frente de proyectos sumamente importantes, que le dieron forma y estructura a nuestra ciudad actual, y recordemos que lo hizo desde los consejos de colaboración municipal donde fue funcionario público. Y aquí retomo el diagnóstico del doctor Eduardo López Moreno, coordinador del Observatorio de Ciudades de UN-Hábitat, Guadalajara está al punto del colapso porque no se hace realmente algo de fondo, ¿la razón? hay ‘una serie de políticos’ que en la actualidad, sólo se hacen de inmobiliarios dejando de lado la toma de buenas decisiones”.

“Creo que si el ingeniero Matute tuviera la oportunidad de ver el puente que lleva su nombre se volvería a morir de pena, porque son obras fuera de contexto. La razón es que vamos en retroceso y es momento de parar y aprender del pasado, de esos grandes proyectos, de no cometer los mismos errores, como fue el que no se hiciera caso a las obras de infraestructura urbana y vialidad del ingeniero porque él tenía la visión de crecimiento a corto, mediano y largo plazo, definitivamente hubieran cambiado el rumbo de la ciudad para bien, y sin embargo, quedaron perdidas por los grandes intereses económicos y privados que son los que prevalecen antes que los públicos. En esa época, Jalisco sí estaba a la vanguardia”.

Ficha biográfica

Natalicio: Guadalajara, 17 de febrero de 1912

Padres: María Concepción Remus y Juan Matute Gil

Estudios: ingeniero civil por la Facultad de ingeniería de la Universidad de Guadalajara.

Esposa: Esmeralda Villaseñor Villaseñor, hija del abogado, ingeniero civil y arquitecto, Arnulfo Villaseñor, quien proyectó y construyó La Casa de los Perros y la residencia de don José Guadalupe Zuno.

Hijos: el ingeniero Juan Jorge (ahora fallecido), la artística plástica Elena, la doctora en neurociencias Esmeralda y el cineasta Pedro.

Fallecimiento: Guadalajara, 6 de julio de 2002

Cronología de su trayectoria

1937. Culminó el tramo a su cargo en la construcción de la carretera México-Laredo

1945-1949. Fue director de la Escuela Politécnica, de la Facultad de de ingeniería (1946) y en 1947, del Instituto Tecnológico —cuya creación promovió. Posteriormente, en 1949 ocupó el cargo de rector de la UdeG

1950. Amplió la avenida Juárez al mover doce metros todo el edificio de la Compañía Telefónica sin interrumpir la comunicación por teléfono en la ciudad. Para ello, montó la edificación sobre rieles

1952. Construyó el Estadio de Béisbol (avenida Revolución) en tan sólo cuatro meses, tiempo récord en la construcción, dado el tipo y el volumen

1953-1955. Durante su alcaldía, logró el suministro de agua potable a la ciudad desde el lago de Chapala, además de la construcción de cerca de diez mercados públicos  

1958. Entre sus obras, destaca la construcción de la planta Swecomex (marca comercial de Operadora Cicsa) Guadalajara

1961. La fuente del parque Alcalde fue una obra proyectada y construida por la empresa del ingeniero Matute  

1968 y 1983. Organizó y dirigió el Centro Regional de Enseñanza Técnica Industrial (Cereti), después llamado Ceti

1970-1985. Presentó un proyecto alternativo para la Línea 1 del metro y del Eje Norte-Sur (avenida Federalismo) no aprobado; dirigió el Patronato de Agua de la Ciudad de Guadalajara y promovió su transformación al Siapa (1978). Encabezó los estudios para implantar el sistema ortogonal de transporte colectivo, que tampoco se logró. 

1983-1988. Cambió equipos y unidades a la Línea 1 del metro (que desde entonces ofrece el servicio que ahora conocemos como Tren Ligero), ya que funcionaba con trolebuses.

Reconocimientos y distinciones

Recibió durante su trayectoria alrededor de 40 distinciones, entre éstas:

-Mención Honorífica del Ayuntamiento de Guadalajara (1950) por el movimiento del edificio de la Compañía Telefónica Mexicana

-Las Palmas Académicas del Gobierno de Francia (1951)

-Las llaves de la ciudad de San Juan, Puerto Rico (1956)

-Premio Jalisco (1955) por sus trabajos de restauración y consolidación de la cúpula del Hospicio Cabañas, que pusieron a salvo la obra pictórica de José Clemente Orozco

-Reconocimiento de la Unesco por su labor docente (1970)

-Premio Nacional de Ingeniería (1972)

-Medalla de Honor de la Cámara de Comercio de Guadalajara (1973)

-Medalla de la Universidad de Guadalajara (1974) por sus 36 años de labor docente

-Reconocimiento de la American Water Works Asociation (1982) por su labor al frente de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de la ciudad.

-Designado Maestro Emérito de la Universidad de Guadalajara (1995)

Fuentes consultadas:

Martínez F., Gustavo. (1996). Jorge Matute Remus. Apuntes de su vida y obra. Historia Regional. CUCEI. 1a. edición, 90 pp.

Entrevista con la maestra Carmen Guadalupe Ruíz Velasco Franco, también autora de la tesis Participación ciudadana en la gestión del desarrollo urbano de Guadalajara.

Entrevista a Pedro Remus Villaseñor, investigador de la Universidad de Guadalajara adscrito al departamento de comunicación.

Un hombre que amó a su ciudad

Juan José Doñán
Periodista, cronista y docente. Colaborador en Proceso Jalisco, Replicante y Notisistema. También autor de El Occidente de México cuenta (1995), Oblatos-colonias: andanzas tapatías (2001) y ¡Ai pinchemente! (2011), entre otros.

“El ingeniero, digamos, es uno de esos lujos raros de Guadalajara, porque no son tan frecuentes. Se trata, en primer lugar, de un ingeniero en todo el sentido de la palabra, que además le viene de abolengo, porque su padre, Juan I. Matute, fue también un estudioso en varios de estos aspectos. Ahora bien, entre las aportaciones de Jorge Matute, están el haber estudiado las posibilidades de la ciudad como un ente urbano para desarrollarse de la manera más racional posible, entre otras cosas, a él se deben muchos técnicos de la ciudad por su iniciativa de creación del Tecnológico. Después, fue un buen alcalde de Guadalajara, y por su proyecto de abastecimiento de agua potable, que se ha mantenido casi 60 años, se ve que fue alguien que pensó bien y a largo plazo. Ahora, no todo le salió bien. Él propuso una reforma racional al sistema de transporte colectivo de Guadalajara, las rutas ortogonales, que no contó con el apoyo de los dueños de las líneas de camiones y se abortó, a pesar de ser ésta muy inteligente. Y aquí, podría decir que le han hecho falta a la ciudad este tipo de hombres, que miran a largo plazo, él terminó siendo muy generoso y mantuvo una relación muy entrañable con su ciudad”. Respecto al puente que lleva su nombre, “me parece muy poquito homenaje para lo que él significó a Guadalajara, me atrevo a decir, y a la vez me detengo, que merecía ser llevado a la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, pero tal vez no le gustaría estar en compañía de algunas personas con las que seguramente no se comería ni una jícama [ríe]”.

Puedes seguir cualquier respuesta con RSS 2.0   

Búsqueda de las siguientes palabras

Más opciones

Lo mas

  1. Después de que el pasado mes de septiembre se llevó a cabo en la Ciudad de...
  2. “Guadalajara es una de las plazas más importantes para nosotros, a veces...
  3. Hace como un año que me cruzo con la misma persona en el autobús rumbo a la...

Cartones

Chuchos y michos
Monicómics
Pupa y Lavinia
Restaurante Macoatl