elradar

OCIO | La guía para vivir la ciudad
Temazcal: Un regalo que vale la pena atesorar
Ociosidades

Asistir a un temazcal no sólo nos hace parte de la herencia de nuestros ancestros indígenas, también resulta un viaje hacia lo espiritual y una experiencia muy reconfortante. Aquí presentamos algunas opciones dentro de Jalisco

 

Del náhuatl calli (casa), y temaz (caliente). Herencia de nuestros antepasados indígenas que por mucho tiempo se guardó en secreto como una joya que no se desea perder. El paso de los años no lo ha borrado del mapa, en toda América Latina se sigue practicando y sus frutos siguen floreciendo. A continuación una guía para todos aquellos que no lo han vivido (o deseen repetirlo) y quieran sumar a su vida una experiencia por demás enriquecedora.

No me gusta escribir sobre algo que no conozco, así que cuando se me dio la tarea de hacer un trabajo sobre el temazcal, no pude más que lanzarme a la aventura.

Primero hay que hablar con la persona que organiza los viajes. Desafortunadamente debo esperar tres semanas para asistir, ya que si no se junta un buen grupo no se realiza el ritual debido a que el viaje es largo, trabajoso y costoso, así que no se desespere si hay que esperar unos días.

Domingo 10:00 am. Llego puntual, mi intuición me dice que debo llevar traje de baño y toalla. La toalla no es necesaria, el traje de baño sí. A las mujeres se les recomienda asistir de falda larga hecha de materiales orgánicos, los detalles son importantes ya que lo ayudan a tener un contacto con la naturaleza más profundo. Los hombres un traje de baño y listo. También es importante ir bien hidratado, una semana antes comer sano y no cargar con nada que sea de metal. Algunos temazcales se realizan en zonas de difícil acceso, por lo que deberá caminar bastante, lleve zapatos cómodos.

Nos presentamos todos los asistentes, es importante sentirse en confianza ya que la experiencia es de toques muy íntimos, ¡Relájese!

Partimos todos juntos en varios coches, rumbo a San Luis Soyotlán, como a una hora de Guadalajara. El camino ya lo va sumergiendo en otro mood, el aire fresco, los paisajes, los aromas, ¡adiós ciudad!

El lugar es un paraíso silvestre, un terreno a los pies del lago de Chapala, el día es claro, alrededor, un jardín botánico. Nos toca presenciar el nacimiento de una mariposa. Instalados en el campo a cada quien le toca realizar diferentes tareas. La actividad física es importante para ponernos en contacto con la naturaleza, así como para lograr un agotamiento físico que nos ayudará a relajarnos dentro del temazcal. Son muchas las actividades que hay que hacer: varar la tierra, juntar flores, acomodar los elementos para el ritual, acomodar las piedras, etcétera. Hay que aplicarse por espacio de dos a tres horas.

Todos nos reunimos alrededor del pequeño montículo de piedras, el fuego está encendido, cada uno comparte sus motivos por los que asiste y comienzan a pasarle las piedras al guía que estará a cargo. Al rojo vivo las piedras comienzan a calentarse, se hacen cánticos comunitarios, se prepara el agua con las flores y las hierbas. Cuando las piedras están suficientemente calientes, comenzamos.

El copal ya está encendido, hay un silencio que nadie se atreve a romper, una especie de respeto por el momento. Cada quien entra cuando lo decide, se abre la puerta. Adentro mi compañero canta algo, estoy expectante, cada uno toma el lugar que el guía le va indicando. Todos dentro, un espacio pequeño, completamente oscuro y acogedor. Comienzan a entrar las piedras, una por una se le da la bienvenida, el ambiente se comienza a calentar. La primera tanda está dentro, cada uno agradece y el agua perfumada se va vertiendo sobre las piedras, el vapor inunda el espacio. Cantamos, cerramos los ojos, parece que sofoca pero no, la sudoración baña el cuerpo, sudor y más sudor, la mente divaga.

Hasta que alguien da la orden de parar y salimos uno por uno, afuera el aire se siente tan bien rozando el cuerpo. Un rato y comienza la segunda jornada, la tercera, la cuarta, depende del temazcal. Mi recuerdo más vivo es salir la última vez y ver un arco iris sobre el lago que enmarcaba la puerta de salida, apreciar el aire con una intensidad profunda y sentirme feliz.

Marius Jasiel

Es un hombre joven quien lleva quince años manejando temazcales y explica: “A pesar de que la estructura del temazcal siempre es la misma, cada uno tiene un sabor muy diferente, es único, he recibido tantos regalos”. Lo define como una casa de curación, un espacio para sanar física, emocional y espiritualmente. “Reúne los elementos de la tierra para alcanzar un estado de conciencia más alto, pero requiere trabajo personal, compromiso, la magia está en el amor con que lo hagas”

 

Algunos temazcales

Temazcal Corazón del Cielo
Excursiones grupales o individuales en casos muy especiales. Contacto: corazondejade@hotmail.com. Marius Jasiel, T/(04433) 1089-2018. www.uquxcah.mex.tl

Temazcal rumbo a San Isidro Mazatepec en la comunidad de Teopantly Kalpulli
Juan Carlos Reyes. Contacto: todosxel_lago@yahoo.com.mx

Manuel Piedra
Consultorio: Justo Sierra 1983. T/(04433) 1067-1922

Dionisio Morales
Temazcal en Ajijic. Contacto: cerrodionicio@hotmail.com. T/376-76-602-81.

Puedes seguir cualquier respuesta con RSS 2.0   

Búsqueda de las siguientes palabras

Más opciones

Lo mas

  1. El frío me pone mal, mis huesos, ya casi centenarios, se cimbran cuando el...
  2. En su tercera edición el festival de ilustración Arteria ha dado un vuelco...

Cartones

Chuchos y michos
Monicomics
Pupa y Lavinia
Restaurante Macoatl