laentrevista

OCIO | La guía para vivir la ciudad
Un caniquero espontáneo

Otaola ha sido integrante de agrupaciones de rock mexicano que marcaron época, es experimentador de la guitarra eléctrica, y fanático del cine. Participara en Tónica Panamericana y charlo con Ocio

Tónica Panamericana
Con Héctor Infanzón, Iraida Noriega, Alejandro Otaola, Nicolás Santella Trío, Sho Trío y Gato Gordo.
18 de octubre, 20:00 h. TEATRO DEGOLLADO.
Boletos: $60 a $190. De venta en taquillas y Ticketmaster (T/3818-3800).

 

La idea era hablar con el músico Alejandro Otaola acerca de su visita a la ciudad, en la edición pasada del Festival Internacional de Cine en Guadalajara, en el que vino a presentar los arreglos que realizó para El hombre de la cámara. Pero entre el acostumbrado caos de todos los festivales que se realizan en el mundo, la cita se perdió, a pesar de que Otaola siempre tuvo la disposición de otorgarnos unos minutos. Pues finalmente lo logramos, y todo gracias al guitarrista, quien se puso en contacto para avisarnos que este próximo 18 de octubre tocará con la cantante Iraida Noriega, dentro de jazz Tónica Panamericana. Esto es lo que dijo.

¿Cómo comenzó su colaboración con Iraida Noriega?

“Inicialmente, hace como año y medio, nos buscaron del Festival Espejos Sonoros, de Bellas Artes, pues querían que clausuráramos la emisión del festival. Y ya nos conocíamos, pero no habíamos colaborado, y fue un pretexto increíble. Le llevé una serie de ideas que nos podían servir para hacer algo juntos. Ninguna estaba completamente terminada, era un boceto. Y ella me dijo, ‘vamos a ponernos como si fuera el toquín y me voy trepando a lo que hagas’. Ese primer ensayo fue un encuentro mágico, porque no sabíamos qué esperar, y ella tiene unos reflejos musicales increíbles, con cualquier centro que le mandas, mete un gol de chilena. Una hora después dijimos ‘estuvo increíble’, y eso es lo que sucede en el escenario. Las canciones no las hemos terminado de definir, siempre hay espacios vacíos, porque así cada vez que tocamos pasan cosas diferentes, cualquier elemento que le aviente, sea lo que espera oír o no, lo vuelve música. Hay muchas improvisaciones, pero da la sensación de que interpretamos algo ensayado”.

Entonces, ya que confían mucho en la espontaneidad, ¿no habrá un disco de este dúo?

“Estamos a la mitad de la grabación del disco, que sale el próximo año. Hay una parte que es acústica, y hay otra con la que loopeo y toco el sintetizador, y ella procesa su voz con efectos. Tenemos los dos aspectos, las cuerdas, las maderas, y lo electrónico. Estamos definiendo de qué manera lo vamos a hacer en vivo, porque el chiste es que en directo hay mucha espontaneidad, y al grabarlo nada más quedaría una lectura, entonces queremos traducir eso al formato en que editaremos el materia, ya sea compacto, DVD, un interactivo. No lo hemos decidido todavía”.

Ahora, acerca de El hombre de la cámara, ¿fue sencillo escribir la música para una película de ese tamaño? ¿Ya la había visto?

“Me invitaron a musicalizar una película. Elegí El hombre de la cámara [Dziga Vértov, 1929] porque es mi favorita y hasta la tengo y la he visto miles de veces. En armar y en definir lo que sucedería musicalmente tardé como tres semanas. Como ya la conocía, la había dividido en capítulos. Normalmente trabajo con ‘canicas’, que así le llamo a las ideas guardadas durante años, que alguna vez fueron canciones de Santa Sabina o La Barranca, pero que esperan a que se desarrollen y las haga más grandes. En ese proceso de las tres semanas lo pensé con piano y laptop, ya que definí qué sucedería, lo demás fue como escribir para los demás músicos”.

¿Le gustaría continuar colaborando en cine?

“Me gustaría hacerlo otra vez. Eso me llevó a que me invitaran a musicalizar Metrópolis [Fritz Lang, 1927] en vivo en el Festival Expresión en Corto, con la versión restaurada de la cinta. Estoy trabajando con un corto, y estoy en pláticas para trabajar con algunos largos, en el soundtrack. Quiero llevar el de El hombre de la cámara a otros sitios, lo presento en noviembre en un festival de jazz en el Sur del país, prefiero darle prioridad a eso en estos momentos”.

Ahora está en medio de una gira, ¿no es verdad?

“Sí. Estoy con San Pascualito Rey, promocionando el disco Valiente, que presentamos en el Vive Latino. Vamos a Querétaro, San Luis Potosí, Monterrey, León; hemos estado en Puebla, Toluca, vamos a Playa del Carmen, en varios lugares del estado de México. Está por confirmase si el 5 de noviembre tocamos en Guadalajara. Pero tú escríbelo, que vamos a tocar el 5 de noviembre allá; total, no será por nosotros si no se arma [risas]”.

¿Qué artista o disco escucha como enajenado últimamente?

“No me da tanto tiempo como quisiera. Hay cuates que me dan sus discos, que tengo apilados, y que los tengo que escuchar en algún momento. Pero hace poco me enseñaron el de El Cuarteto de Clarinetes de Caracas, y lo he estado escuchando muchísimo, que creo de ahí me ‘fusilaré’ muchas cosas [risas]. Es ecléctico, con arreglos de jazz, latinos y de música clásica. Lo escuchó para ver si puedo meter algunas de sus ideas a lo que hice para la película de El hombre de la cámara”.

¿Cómo se sintió al hacer arreglos para otros músicos?

“Es chidísimo hacerlo para otros. Porque una cosa es tocar tu propia música, pero cuando lo escuchas entre varios instrumentos, con vibraciones diferentes, hay mucho más colorido, por así decirlo. Y además me gusta mucho que haya secciones que no estén escritas, para que esos lugares los pueda dirigir con señales, para que el músico lo identifique de una manera distinta en cada ocasión. Por ejemplo, si les doy una señal para pájaros, en cada tocada se imitará a las aves de forma diferente. Eso también me sucede con Iraida. En todo lo que hago me gusta que las cosas tengan margen para la espontaneidad, porque es mi misión en la vida. Si ya sabes lo que pasará en el escenario, ya sólo eres el intérprete de la creatividad de alguien más. Eso no me gusta.”

¿Qué espera de su presentación en Tónica Panamericana?

“No estoy muy al tanto de la programación cultural de los Panamericanos, pero esto que está haciendo Sara [Valenzuela] se me hace súper interesante. Que los invitados vayamos a interpretar temas americanos con nuestra propia firma. Espero eso sirva para luego regresar a Guadalajara a hacer el show completo con Iraida, pues por cuestiones de logística, no incluimos las proyecciones de pinturas, como en otras ocasiones. Esta vez sólo somos nosotros dos, para no interrumpir el trabajo de los demás con el montaje de pantallas y proyectores, y bueno, ya sabes”.

Puedes seguir cualquier respuesta con RSS 2.0   

Búsqueda de las siguientes palabras

Más opciones

Lo mas

  1. Si hay un personaje hispanoamericano que ha tenido un fuerte impacto desde...
  2. Si hay un personaje hispanoamericano que ha tenido un fuerte impacto desde...
  3. Formada en 2001, Chiodos navega en los sonidos post hardcore y lleva cuatro...
  4. Minerva Fashion vivió su edición 2014 del pasado 7 al 10 de octubre. Tras la...

Cartones

Chuchos y michos
Monicómics
Pupa y Lavinia
Restaurante Macoatl